La máquina del tiempo


Alguna vez se han preguntado ¿Qué pasaría si volvieran al pasado y empezaran de nuevo con el conocimiento que tienen hoy? Yo lo pienso todo el tiempo... ¿Qué haría diferente? ¿Qué decisiones habría tomado en ciertas situaciones?

Con el conocimiento que tengo hoy probablemente no habría cometido los errores que cometí, seguramente habría sido más responsable, habría estudiado más las diferentes condiciones que afectaron a mi empresa y de pronto no habría actuado tan emocional en tantas cosas donde se necesitaba ser más racional.

"Quisiera que mi vida regresara hacia el pasado,

tener 20 años menos y volverte a conocer"

Pero eso ya pasó, el tiempo no se puede devolver y no vale la pena lamentarse de lo que quedó en el pasado, o como dicen muchos, "échele tierrita y entiérrelo".

¡PUES NO, NO LE ECHE TIERRITA!

Los emprendedores tenemos la facultad de volver en el tiempo y corregir muchos de los errores que cometimos la primera vez. Tenemos la virtud de empezar una nueva compañía con muchos aprendizajes que adquirimos en la experiencia anterior y así podemos crear empresas más estructuradas, asumiendo riesgos más calculados y aprendiendo a interpretar mejor las posibles consecuencias de cualquier decisión que podamos tomar.

¿Queremos una ventaja competitiva en un entorno de emprendedores y de competencia desbordada? la tenemos, se llama la experiencia. La experiencia de hacer empresa y saber que en la vida real la organización no se comporta como se planea en el papel, la experiencia de saber a qué se le pone atención desde la dirección de la compañía y qué se puede delegar para que los equipos lo puedan resolver, la experiencia de entender cuáles son las concesiones que se pueden dar a un cliente sin afectar la relación con él ni la rentabilidad o estructura del negocio. En fin, cada uno puede buscar en su mente que experiencia tiene que otros, que están empezando y aparentemente podrían ser más exitosos, no la han conseguido.

Nosotros, los viajeros en el tiempo no podemos modificar el pasado pero si tenemos las herramientas para redefinir nuestro futuro. Solo se trata de hacer conciencia de los aprendizajes, tomar decisiones, coger impulso y volver a empezar con una ley de ventaja.

Aquellos que han tenido reveses económicos no han fracasado, sólo han adquirido la experiencia para empezar de nuevo fortalecidos.