Las Ventajas de Poder Soñar



Una de las consecuencias más devastadoras de una quiebra es que con tantos

problemas que esta conlleva, se pierde la capacidad de soñar. Conseguir plata para pagar nóminas, servicios, colegios, arriendos entre otras hacen que el cerebro de quien está sufriendo esta situación se agote tratando de resolver cada problema y cada día es más difícil tener espacios para proyectarse en un futuro mejor.


En muchos casos los momentos de soñar están atados a recuerdos de mejores tiempos o de cómo sería la vida si se ganara la lotería, pero el producto de su trabajo ya no le permite visualizar un futuro más agradable.


Soñar es el camino para mejorar, crecer, aprender, es la motivación que hace que cada uno luche incansablemente por alcanzar unos objetivos. Una persona con sueños claros establece rutas, tiempos y estrategias para poder lograr lo que se propone y convertir su visión en una realidad.


Pero soñar es sólo un paso, un sueño se puede quedar en una visión de momento o puede ser la realidad de quienes se aventuran a convertirla en algo tangible. Lo importante es tener la decisión y avanzar y no quedarse en ser un soñador eterno.


Aquellas personas que deciden volver realidad sus sueños se vuelven más recursivas, competitivas y positivas, luchan contra las zonas de confort, los paradigmas, los temores y se enfrentan a cambiar lo que está establecido por la sociedad.


Como podemos ver, soñar no solo da esperanzas para un futuro mejor, nos hace personas vitales, competitivas y positivas.


Desde la Fundación buscamos generar espacios de tranquilidad para apoyar a quienes están pasando por una quiebra, darle herramientas para resolver algunos de los problemas internos que los aquejan y definir momentos para proyectarse en un futuro mejor.

POSTS RECIENTES