Conviviendo con el Enemigo


Una quiebra económica es un momento muy difícil para la vida de cualquier profesional o empresario, no sólo por las pérdidas materiales, sino porque también se ve comprometida la vida familiar y la seguridad personal y profesional del individuo.


Cuando él entiende que está por llegar la quiebra y salvarse de ella es muy difícil, el primer gran obstáculo es confrontar a la familia. Muchos, tratan de prolongar una mentira que tiene dos grandes efectos devastadores. El primero, la mentira termina por caerse minando la confianza de quienes están alrededor. El segundo, consecuencia del primero, es que el hueco financiero se hace más grande tratando de ocultar esta mentira y esto incrementa los problemas económicos.


Luego se oculta socialmente, presionado también por las expectativas de la familia que probablemente no dimensiona la gravedad de la situación. En la medida en que las mentiras se vuelven insostenibles, la quiebra ya es una realidad y salir de ella es un proceso más complejo. La esperanza de salir adelante se empiezan a perder y con ella, la autoconfianza.


La persona empieza a perder el foco, a buscar salidas por cualquier lado y su desesperación no lo deja pensar ni avanzar. Busca entrevistas a las que asiste desesperado (los headhunters huelen eso a millas), no consigue trabajo, se inventa empresas que no le funcionan y cada día que pasa, cree menos en él.


Su mente empieza a volverlo temeroso, empieza a creer que no sirve para nada, olvida las circunstancias que algún día lo hicieron exitoso y se vuelve pesimista.


Todo lo que emprende inconscientemente él mismo lo empieza a sabotear y su enemigo interno se hace más fuerte. Lo dominan el miedo y la duda, y cada vez se encuentra más lejano de llegar a una salida.


Pero en realidad, una quiebra es una etapa temporal, dura pero llevadera. En la medida en que la persona se confronte para derrotarse como enemigo, se fortalezca, podrá superarla más rápidamente y con la certeza de haber vencido sus miedos y de poder descubrir nuevas habilidades que probablemente no sabía que tenía.


En la Fundación trabajamos con nuestros grupos de apoyo dándole soporte a la persona para vencer a este enemigo que ataca día y noche y evita los avances hacia a la salida de una quiebra. Apoyamos a las personas a salir fortalecidos de una situación en la cual muchos ignoran la profundidad del daño en el ser y las oportunidades y posibilidades de crecimiento de quien supera esta etapa.

POSTS RECIENTES